Cuando el destino prepara un doble encuentro con dos chicos solteros

trío singles

El lugar donde es la fiesta está lleno de parejas. Te quedas en la puerta. Le acabas de enviar un mensaje a tu amiga. Caminas de un lado a otro pensando qué es lo que puedes hacer porque la noche es larga. Maldices a tu amiga que no llega. A lo lejos la vez que se acerca. Te saluda. Le dices que en la fiesta solo hay parejas y que mejor si vais a otra parte donde haya chicos solteros.

De pronto se detiene un coche. En el interior hay dos chicos. Uno de ellos pregunta si no deseáis ir a da una vuelta con dos chicos solteros y apuestos. Tu amiga te aprieta la mano y a ti esos dos tipos te dan mala espina. No te subes a cualquier coche. Les dices que no y se van caminando deprisa en dirección al metro.

Entran a la discoteca. Hoy es un día que las tías no pagáis así que podéis recorreros todas las discotecas de la ciudad en busca de chicos solteros pero de eso no habláis. Mientras bebéis algo le preguntas a tu amiga si pensaba que en esa fiesta habría chicos solteros. Te dice que pensaba que irían unos cuantos pero que no tenía seguridad de que así fuera. A tu lado se posiciona un chico. Te pide si por favor puedes hacerte a un lado, para que pueda recibir su copa. Te giras y te acercas a tu amiga. Ella lo examina. El chico está con un amigo y los dos parece que están bien. Son de vuestro estilo, ni formal pero tampoco informal y que se toman la vida con tranquilidad, nada de obsesiones ni de rollos románticos cursis. Los dos chicos se ponen cerca vuestro y uno de ellos, el que te pidió por favor te hicieras a un lado se acerca y te dice una cosa al oído. No le entiendes bien porque hay mucho ruido. Se lo dices. Y tomándote del brazo eleva un poco más la voz. Te pregunta si esos cinco euros del suelo son tuyos. Vaya despiste. Te fijas. Él se agacha a recogerlos por ti y te los entrega con una sonrisa y el billete se convierte de pronto en un tema de conversación. Estáis ahí con ellos un rato pero no hay mucha química. Además tú bailáis con otros y tu amiga también. Se lo piensan mejor y vais a otra parte. Salís de la discoteca. El aire de la noche os pega en la cara. Camináis hasta otra discoteca. No hay mucha gente pero el espacio se va llenando. Dos horas más tarde estáis aburridas conversando con dos hipsters fofisanos que no tiene intenciones. Uno habla de su perro y el otro de sus drones. Hasta que de pronto aparecen en escena esos otros dos chicos solteros del principio y la noche adquiere otro matiz. Ellos ya van más a lo seguro ahora. El que está contigo te mira. Sabes que te quiere besar.

Chicos solteros en tu ciudad, un antídoto para la diversión

Si quieres encontrar chicos solteros en tu ciudad, actualmente con las nuevas tecnologías es bastante fácil. Otra cosa es que los chicos solteros que te encuentren, te gusten.

Sin embargo podemos decir que hay una amplia oferta de chicos solteros, todo dependerá de lo que estés buscando y ciertamente eso tendrá mucho que ver con el momento sentimental por el que estés atravesando.

Ahora bien, una puede convertirse en una detective y buscar chicos solteros de forma individual, porque lo que quiere es pasárselo bien simplemente. Para ello deberás tener la antena siempre encendida y estar preparada porque los chicos solteros se movilizan por todas partes.

No hace falta salir a cazar chicos solteros, además sabes bien que no estás desesperada y ese no sería tu estilo en caso tuvieras una urgencia por liarte con chicos solteros.

Lo tuyo más bien es la discreción. La proximidad verbal. El flirteo cómodo y el la cercanía física.

Te gusta ir despacio siempre que el chico te guste, eso sí.

Tampoco es que seas una tía muy exigente. Todo dependerá de la forma como te entren, de lo que te digan y sugieran, por tanto, si lo que estás buscando son chicos de buena apariencia, formales pero al mismo tiempo divertidos, el mejor lugar para practicar ese tipo de segmentación es internet.

En el caso de que lo hagas en persona, cada vez que puedas, cuando tengas chicos solteros delante, intenta darles a entender cuáles son las cualidades que te gustaría que tuviera un chico.

Pero deberás tener cuidado con las palabras porque los chicos solteros, cuando estás en un espacio dominado por la presencia de ellos, están atentos a todo lo que las chicas decís.

Deberás por tanto fijarte bien y soltar las palabras que quieras soltar delante de los posibles chicos solteros candidatos a quedarse contigo.

Ten en cuenta que la que finalmente decide eres tú. Y que ellos son como fichas de un juego que van surgiendo a medida que te desplazas por el tablero. Ahora bien, también es cierto que los chicos solteros, a veces se convierten en agradables compañías sin que por ello debamos entablar con ellos una relación que vaya más allá de la buena conversación.

Y también están los chicos solteros pesados que malinterpretan lo que una dice y que a todo momento no hacen más que mirar.

A ti no te parece mal que te miren, que se fijen en tus atributos físicos te estimula pero cuando apuestas por encontrar chicos solteros en tu ciudad, sabes que quien se lleve el premio mayor de tus carnes deberá ser una mezcla de todo, sin que por ello te conviertas en una mujer exigente.

Si los buscas para una relación estable no temas correr riesgo. De eso está hecha la vida, de momentos, de días que se disfrutan. Luego te quedarán los recuerdos y los chicos de tu ciudad pasaran a formar parte de un pasado…pero por ahora diviértete que eso está muy lejos.